septiembre 29, 2017

Dedo en Resorte Pediátrico

Dedo en resorte pediátrico (Pulgar en resorte congénito)

¿Cómo puedo sospechar que mi hijo tiene un dedo en resorte?

Uno de los dedos que se afecta con mayor frecuencia es el pulgar. Puede afectar una o las dos manos. Clásicamente se encuentra con la punta del dedo doblada (flexionada) hacia adentro. Si bien al principio con nuestra ayuda se logra estirar el dedo, luego de un tiempo puede quedar trabado en flexión. No suele estar presente en el nacimiento, pero sí aparece un poco después. Suele pasar desapercibido hasta los seis meses de vida. No se asocia a otras malformaciones. Si su hijo presenta la punta del pulgar flexionada y trabada puede presentar un dedo en resorte.

¿Cómo se genera el dedo en resorte?

En los dedos, las poleas forman un túnel que es atravesado por los tendones de la misma manera que un hilo de pesca pasa por los anillos de una caña de pescar. De esta manera las poleas mantienen a los tendones permitiéndoles un fácil deslizamiento a través de ellas.

La etiología sigue siendo un tema de debate. Se plantea que exista un conflicto entre continente y contenido pero existen diferentes teorías sobre el porque. En el caso del pulgar la actitud del recién nacido en flexión permanente se cree que pueda contribuir a la aparición. Generando una proliferación de la polea A1. En el caso de los dedos largos pueden participar malformaciones con inserciones anómalas del flexor común superficial ó musculatura intrínseca de mano.

Por ello es importante que sea evaluado por un especialista en cirugía de mano pediátrica ó cirujano plástico pediátrico. No se tratan como los adultos con dedos en resorte.

¿Cómo es el tratamiento del dedo en resorte en los bebés y niños?

El tratamiento es quirúrgico y consiste en la sección de la polea para que el tendón pueda movilizarse sin limitaciones. No es una urgencia y se debe optar por el mejor momento para disminuir los riesgos anestésicos. Se debe tener en cuenta que de no corregirse la actitud en flexión durante años, puede generar deformaciones en la articulación que son difíciles de corregir ya que los huesos del niño crecen con esta actitud patológica.

Esta información es un servicio del equipo médico tratante para la mejor comprensión de las patologías por parte de los pacientes. No pretende ser una guía de tratamiento. No reemplaza ni sustituye la consulta oportuna al especialista. La información suministrada se basa en la literatura médica y ha sido modificada con fines didácticos.